Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘usa’

ESCRITOS CORRUPCIÓN Y PAZ COLOMBIA 2017

(y su contexto)

*

 

El año pasado, el 2016, escribimos críticamente sobre el proceso de paz en Colombia (link ), en particular antes y después del plebiscito que ganó el “NO” contra todo pronóstico. Dicho resultado fue negado de manera anti-democrática y anti-ética. Ese es el contexto específico de los escritos que siguen a continuación.

Ahora, en el 2017, escribimos sobre la corrupción en Colombia. No es necesario ser un genio para ver la conexión entre la primera problemática y la segunda. Sin embargo, como se verá en los siguiente escritos, hay muchos que defienden la paz a como de lugar, incluso a través de medios corruptos. Consideramos también que los que creen ser los menos corruptos, pueden llegar a ser los más corruptos. Ahí el peligro omnipresente de la corrupción tanto privada como pública.

Afortunadamente, a diferencia de tantos columnistas y periodistas y demás personajes “importantes” de Colombia,  nadie nos ha pagado un peso por estos escritos. Tampoco nos han dado cargos o diplomas a través de ellos. Simplemente los hemos compartido, como los anteriores, en Facebook. Creemos que escribiremos menos y menos al respecto, simplemente porque creemos que escribiríamos palabras demasiado similares! Además sabemos que usted lector sabe mucho mejor qué hacer.

Escribimos en medio de circunstancias que algunos cercanos conocen, escribimos por amor a  Colombia y a Canadá; y sobretodo por el respeto y admiración a las palabras de Aristóteles acerca de la importancia de crear una ciudadanía ética y políticamente educada. Aristóteles, el modelo.

(Nota 1: Para tweets/tuits y columnas encontrarán el link, casi siempre, luego de una reflexión –—a veces corta, a veces larga (!)— acerca del tema.)

(Nota 2, Octubre 1 de 2017:

Y así como lo hicimos en el 2016 —–cuando dejamos de escribir por muchos meses sobre Colombia, hasta ya entrado el 2017—– ahora también dejaremos de escribir sobre Colombia hasta el 2018. Si a una sola persona le sirvió lo que escribimos durante estos largos últimos meses nos damos por bien servidos. Para nosotros es siempre un placer escribir y reflexionar. Quedan recopilados en nuestro blog.
Pero no sobra decir que se ha vuelto costumbre escribir y comentar día a día, segundo a segundo. Pero la realidad es que hay unos principios éticos y políticos que van mucho más allá del día a día. Estos principios son los que guían ahora y siempre, no dependiendo de circustancias históricas particulares, el quehacer politico. Esos principios los da Aristóteles en sus textos ético-políticos, textos que siguen y complementan la tradición inaugurada por Sócrates. Porque Sócrates se INVENTÓ el análisis filosófico de lo político. Impresionante. Y no sobra tampoco recordar que Sócrates no escribió una sola palabra, creemos, no porque le faltara tiempo para hacerlo, sino para indicar de manera inequívoca que la vida de la reflexión —la vida filosófica– es una realidad vital, una realidad de carne y hueso que nada escrito puede captar o explicitar. La reflexión permanente es un modo de vida.
Hasta el 2018, año que definirá el futuro de Colombia para siempre.)

 

*

 

Osuna.

Screen Shot 2017-09-01 at 7.57.56 PM

____________

(Añadido al final del 2017: diciembre 31.)

 

Que en el 2018 los colombianos y colombianas dejen clarito como el agua que no se van a dejar robar como en el plebiscito y que la paz de Santos ha de ser modificada fundamentalmente.
Sobretodo que sea modificada en cuanto a: a) la impunidad descarada de las no arrepentidas cabecillas de las farc con sus narcobienes, b) la reconfiguración de la triste y mal lograda JEP, c) la búsqueda de la corrupción electoral en la Presidencia de Santos, d) la persecución seria y colectiva de los narcos anti-colombianos, y e) la intervención exagerada y nada objetiva de a ONU en el futuro de Colombia.
(Como si los colombianos/as fueran niños/as que necesitan que les cojan de la mano para vivir. Háganse respetar colombianos/as. ¿No se cansan de que por fuera de su país los vean como niños y niñas?)
Que voten masivamente en contra de Santos y quienes defienden sus ideas como Vargas (y demás), y aún más en contra de quienes son hasta más extremistas como las farc y los académicos como Fajardo (y demás).
Todos tuvieron 8 años para mostrar los resultados de la paz, y no los lograron. Que no se escuden ahora en lo que siempre dijeron: “que no los dejaron.” Lo que ganaron con corrupción, no se les permitirá.
Voten colombianos/as masivamente en pro de la coalición por el NO tanto para congreso como para Presidente y Vice-Presidente.
Y que entiendan —además—- que si no lo hacen, perderán su libertad. Y la libertad una vez perdida hace indigno el vivir para ustedes como personas y para sus familias y seres queridos.

 

____________

(Añadido al final del 2017)

Para Santos, entre más enfermo el pueblo colombiano, más su gloria como sanador.

Pero un verdadero sanador no DESEA que los que quiere estén enfermos. TODO lo contario, desea con toda su alma NUNCA —JAMÁS— tener que ser sanador.

Santos, DESEA con su alma, ser sanador. Esa es su más grande enfermedad. Porque CREERSE sanador no es lo mismo que SER sanador.

O de otra manera, el que quiera ser sanador, que primero cuente como fue de enfermo.

Santos –según él mismo— nunca ha estado enfermo. De allí su soberbia. No lo sabe Santos, pero su soberbia es su enfermedad.

Para no mencionar su exorbitante riqueza; que incluso orgulloso muestra en su declaración de renta.

Y además de su amor por el dinero, el obvio deseo desenfrenado por el poder político. Esa enfermedad que lo une a las farc como a amigos.

Primero sánese para sanar otros como lo indica Aristóteles para quien la filosofía política es un tipo de medicina.

link

____________

(Añadido al final del 2017)

Otra manera de entender lo que dijo Santos.

a) Palabras luego de la visita del Papa a Colombia:

“Queridos hermanos colombianos. He conocido a tantas personas que me han tocado el corazón. Ustedes me ha hecho mucho bien”.

b) Contraste las palabras parafraseadas de Santos:

“Ustedes (no yo y mi familia, afortunadamente) están muy enfermos. Me lo dijo un académico de Harvard.”

Preguntamos: ¿Será que el Papa es tan burro?

CONCLUSIÓN:

Colombianos: alégrense en el alma que en pocos meses Santos no los gobernará más. Ese es el mejor regalo para el 2018. Ojalá quien lo reemplace corrija lo que han hecho Santos y sus seguidores —–sobretodo con respecto a las farc y a Venezuela y a la ONU—– y nos devuelva la dignidad y la libertad.

____________

(Añadido al final del 2017)

¿Cuál es la diferencia principal entre Don Quijote y Santos?

Que Don Quijote nos hace reír con sus locuras. No paramos de sonreír y reír en el espejo que es Don Quijote.

Santos, en cambio, no genera ni una sonrisa, y menos risa alguna.

¿Cuál es otra diferencia fundamental entre Don Quijote y Santos?

Que Don Quijote sólo necesito de un amigo para sus locuras andantes, un gran amigo. Sancho.

Santos necesitó de engañar a todo un pueblo sin nunca ser amigo de alguno.

Y en cuanto a las farc y sus crímenes de lesa humanidad, basta con leer el Capítulo 22.

link

____________

(Añadido al final del 2017)

Durante las aventuras de Don Quijote, Sancho Panza siempre sueña con poder gobernar una ínsula. Sancho Panza no se cansa de decir “ínsula o ínsulo”. Lo cual es muy cómico. El deseo de gobernar lo lleva a seguir las locuras de Don Quijote.

Pero una vez es gobernador, Cervantes nos hace ver lo poco deseable que le resulta la vida de gobernar. Sancho encarna esta crítica a la vida política. El capítulo 53 de la Segunda Parte se titula: “Del fatigado fin y remate que tuvo el gobierno de Sancho Panza.”

Conectado con lo que dijimos anteriormente —-quienes como el Presidente Santos con tranquilidad llaman a sus gobernados enfermos—- debieran leer y releer estas palabras para preguntarse si de entrada no hay algo de enfermo en su deseo de poder. Pero el poder parece que no es capaz de verse como enfermo y necesitando cierta sanación. No, al contrario, el poder cree sanar todo. “Si tuviera el poder, lo arreglaría todo”, se dice a sí mismo. Nadie puede hacerle ver lo contrario. El poder lo enceguece haciéndole reflejarse en un espejo de “pura” bondad incuestionable.

Para ni hablar del caso de Santos y su amor por el dinero, que es reflejado en la cantidad exagerada de propiedades que posee y que muestra orgulloso a sus conciudadanos, muchos de ellos y ellas sumidos en gran pobreza.

Además, y como lo hemos repetido una y otra vez, Sancho y Cervantes nos hacen reír. Santos no hace reír ni al más risueño.

Todo esto, y mucho más, es lo que enseña Aristóteles y lo que Santos poco ha aprendido.

Aquí, el leal Sancho:

link

____________

 

Nada como escuchar a un corrupto, pero poderoso, hablando de que en absoluto es corrupto.

(Pero bueno, eso lo escuchamos muchas, pero muchas veces, en nuestras vidas, de poderosos y nada poderosos.)

 

 

____________

 

El corrupto fiscal anti-corrupción mostrando orgulloso su libro. Clave para entender la epidemia de corrupción en Colombia.

 

 

____________

Ahora todo es cizaña. Que si digo “a” cizaña; que si digo “b”,
cizaña. Cizaña … la suya.

¿Quiere salir de la cizaña?

Entonces cuando hable o escriba –y sobretodo, cuando piense– hágalo a través de argumentos. Fácil.

Lo díficil. Que aprender a argumentar toma toda una vida que entre otras cosas requiere:

1) aprender a gustarle los argumentos,

2) aprender a gustarle evaluar buenos y malos argumentos a través de la razón,

SOBRETODO,

3) aprender a leer y leer y leer a quienes –especialmente si va a hablar de lo político—- han dado los más sofisticados y relevantes argumentos para comprender las posibilidades del ámbito político (Locke, Rousseau, Montesquieu, DeTocqueville, Marx, Hobbes, Aristóteles, Platón, Maquiavelo, Biblia, Santo Tomás Moro, Aquino, Lincoln …)

4) comenzar a entender la relación entre a) argumentación, b) carácter y c) retórica. (Acerca del triángulo Aristotélico puede aprender acá:https://prezi.com/7snss9sqhkoi/aristotles-rhetorical-triangle/ )

5) preferiblemente venir de una cultura que valore los argumentos (e.g., el valor de “public speaking” en los Estados Unidos —–de tanta importancia—- que los debates presidenciales cobran un valor sui generis)

y finalmente,

6) tener el ingenio, humor y amor-propio suficiente como para atacar la cizaña que desconoce de argumentos; no tratando de convercerla, sino silenciándola. ¡Porque a veces hay que ser al menos el doble de cizañero que el cizañero! (Y en casos extremos, evitándola, o usando los recursos legales disponibles)

Nota 1: ¿Quiere aprender sobre argumentación? Aquí puede hacer un curso completo gratis. ¿Único detalle? En inglés.

link

Nota 2: Otro sitio excelente,

link

Nota 3: Sin lugar a duda, el mejor texto introductorio sobre los más importantes argumentos políticos de la historia, es del Profesor Pangle y tiene versión electrónica para el app Kindle:

link

y gratis, acá:

link

____________

A manera de resumen, la división en Colombia se puede entender así:

Grupo A: Para algunos la paz con las farc es SEPARADA de la corrupción. Es más, para esos mismos, la paz es —en su imaginario– la que algún día futuro acabará usando su intensa luz la oscura corrupción, sobretodo la corrupción institucional. A estos se les puede llamar “los iluminados”. La paz es el INSECTICIDA de la corrupción.

Grupo B: Para otros la paz con las farc es el RESULTADO de la corrupción. Es más, para esos mismos, la paz –en su imaginario— es el camino disfrazado (como el cuento de las ovejas) hacia la máxima corrupción posible, la corrupción del alma de un pueblo y la entrega de la ibertad y la vida a unos pocos. A estos se les puede llamar “los realistas” . La paz es el ABONO de la corrupción.

La mayoría de colombianos pertenecen al Grupo B, como lo indican las encuestas. La ONU pertenece al Grupo A. La arrogancia de los iluminados —ahora miembros de la JEP— y sus deseos nunca cuestionados (como ocurrió en el plebiscito del 2016) son el impulso para ese rechazo de la población colombiana.

Sin duda alguna nosotros pertenecemos al Grupo B, y lo hacemos con orgullo. Colombia debe en su mayoría redefinir el proceso de paz hacia este Grupo B. Así la paz no destruirá la libertad sino que la hará más real.

(more…)

Advertisements

Read Full Post »

Review of: Great Debate: Advocates and Opponents of the American Constitution, here

(Taught by Professor Thomas L. Pangle  here , The Teaching Company)

________

I. INTRODUCTION

Perhaps one way to express the extraordinary debt we owe Professor Thomas Pangle for the many gifts his teaching generously provides us, is by recalling one of the specific difficult issues taken up in the deeply and intelligently contested debates held between the Federalists and the Anti-Federalists over the very meaning of the American Founding and the foundational requirements of the new American Constitution. Thus, in dealing with the very complex question over the separation of powers ——partly following Montesquieu, the Oracle for all those involved in the debate—– Hamilton goes on to defend the idea that for the very stability of a sound modern commercially-oriented Republic, the executive must possess, embody and publicly be made clear to possess, what he calls ENERGY. Hamilton writes: “Energy in the executive is a leading character in the definition of good government” (FP, No. 70, p. 421).

And surely one part of the goodness of the gift that Professor Pangle offers us in these 12 (yes, only 12!), very short, very dynamic, very powerful and very concise lectures, is precisely his ENERGY-rich presentation of the Founding Debate itself, an energetic presentation which should in fact allow for a better sense of the dynamics of government and of governing by better prepared citizens, that is to say, ennobled citizens better educated for the intricacies of learning to rule and to be ruled as the dignified self-governing beings that they can become. In other words, these lectures, at the very least, allow for the creation of the requisite spaces for a better UNDERSTANDING of the  conditions underpinning the political sphere on its own terms, that is to say, of the struggles undergone to gain the privilege of ruling and of the intense struggles over the hierarchical ordering of the ends of good government as seen by diverse practically-minded statesmen/stateswomen. The course does so via an understanding of the conceptually and practically privileged origin, irrepeatable historical origin, which IS the unique and momentous Founding of any given political community. Such prioritization of the Founding notably defended as particularly enlightening by all of classical political philosophy, but nowhere more clearly brought to light for us to see than in the dramatic presentation which is Plato’s Laws. Within the American civic heritage such privileged moment is precisely that of the Confederation Debates held between 1787 and 1790 when the post-revolutionary “Articles of Confederation” came under serious questioning during and after the Convention of 1787. It is the Federalists (Madison, Hamilton, Jay; using the pen name “Publius”) —–in response to highly critical newspaper articles published anonymously by brilliant Anti-Federalists (Brutus, Federal Farmer, Centinel), some of whom had left the Convention filled with intense indignation—— who, because of said challenge, are “put on the spotlight” and made to defend their radical, previously unheard of, innovations.

And, it is made transparently clear to us, in the urgency of the tone of the delivery, and through certain republican rhetorical abilities used (!), that such a return ——which stands in serious contrast to a simple shallow “progressive” reading of history as economically/ideologically driven——- is by no means an exercise in luxurious time consumption. Rather, such a return bespeaks of the crisis of the American political system, if not of the very crisis of the democratic west itself as exemplified in ONE of its member nations (albeit a very powerful, one could even say, a kind of model one; of this, more later). Or, as Professor Pangle’s Professor wrote:

It is not self-forgetting and pain-loving antiquarianism nor self-forgetting and intoxicating romanticism which induces us to turn with passionate interest, with unqualified willingness to learn, toward the political thought of antiquity. We are impelled to do so by the crisis of our time.” (Strauss, The City and Man, 1).

This uniquely energetic presentation, then, is all the more comprehensible as a kind of response to such a crisis. Such a vigorous presentation is a philosophically-inspired reflexive attempt at UNDERSTANDING the core elements that may be considered, in part, and primarily by those interested in the political life itself, in order to become the types of public leaders ——in their souls, so to speak—– who can ultimately generate sound, decisive and prudent educational practices amongst their liberally-educated citizens. Such leaders, the dignity of whose moral virtuous and intellectual skills is repeatedly recovered by Professor Pangle, would then be better capable of generating a certain kind of political healing of our complex modern democratic condition, which ——–because not seen in its complexity—– can be worsened furthermore by a false sense of security that is derived always from all convenient uncritical “ideological” oversimplifications. Such medical therapeutics, in an important sense, deals with origins, not merely with a multiplicity of simplified and disconnected symptoms. Undoubtedly, Aristotelically speaking, the course is partly a courageous attempt at a therapeutics of critical recovery. And to know that this unique experience is available to us all via the internet through The Teaching Company bespeaks of the energetic generosity of shared thought and of thoughtful American enterprise.

 

II. BETWEEN THE LINES

But prior to going into the CONTENT of the course itself, it might be wise to look at some of the features which make the course such an exemplary one for us all, academics and non-academics alike; specially for those of us interested in recovering the dignity of political life, of public service and of the complex sacrifices and dilemmas involved in the pursuance of our highest most virtuous moral and intellectual ideals.

(more…)

Read Full Post »